PADRE JOSÉ LEÓN TORRES

– VENERABLE –

Sacerdote profeso de la Orden de Nuestra Señora de la Merced
Fundador de la Hermanas Terceras Mercedarias del Niño Jesús

Con las debidas licencias
Oración para la devoción privada. No tiene finalidad de culto público. Todo pedido de “gracia”, por intercesión del Venerable Siervo de Dios, debe hacerse así: “Por intercesión de Nuestra Madre de la Merced y del Padre Torres”.  En nada se pretende prevenir el juicio de la autoridad eclesiástica.

PRESENTACIÓN

El 26  de marzo de 1993, se presentó en la Curia Romana, la “Positio super Virtutibus” que reunió toda la documentación del Siervo de Dios José León Torres. Los padres Cardenales y Obispos, en la Sesión Ordinaria del 1 de marzo de 1994, siendo ponente de la Causa el Cardenal Eduardo Pironio, reconocieron que el Siervo de Dios José León Torres (Mercedario) “ejerció en grado heroico las todas virtudes”.

Presentada la documentación ante el Santo Padre Juan Pablo II, él mismo “recogiendo con gusto el parecer de la Congregación para la Causa de los santos, mandó que fuera preparado el decreto sobre las virtudes heroicas del Siervo de Dios”1.

Cumplido esto, Su Santidad, ante la presencia del Cardenal Prefecto de la Congregación, el Ponente de la Causa, el Secretario de la Congregación entre otros, declaró solemnemente:

“…Queda demostrado que el Siervo de Dios José León Torres (1849 – 1930), Sacerdote profeso de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced, Fundador de la Congregación de las Hermanas del Niño Jesús de la Tercera Orden  de la Merced, ha ejercido en grado heroico las virtudes teologales de la Fe, la Esperanza y Caridad hacia Dios y el prójimo, como también las virtudes de Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza…”

En otra parte del decreto se expresa2:

Con empeño y perseverancia el Siervo de Dios se dedicó a la imitación de Cristo, cumpliendo diligentemente los deberes sacerdotales y practicando cuidadosamente los consejos evangélicos, “incluido el cuarto voto mercedarios, en virtud del cual prometen dar la vida como Cristo, si fuese necesario, para salvar a los cristianos cautivos en extremo peligro de perder la fe3”. Amó profundamente a la Iglesia y trabajó por ella armonizando admirablemente la contemplación con el fervor apostólico. Buscó ser útil al prójimo, viviendo las obras de misericordia y dedicándose a la predicación, al ministerio de la confesión y de la dirección espiritual y a la asistencia a los pobres.  Se preocupó por la educación y la instrucción de los niños y los jóvenes, por la promoción de la mujer, juntamente con la organización y revitalización de comunidades, para lo cual fundó el Instituto de Terceras Mercedarias  del Niño Jesús.

Con esta publicación queremos acercar a ustedes  la figura religiosa, sacerdotal y  profética del Venerable Padre José León Torres, quien inició un nuevo Movimiento Apostólico Rendentor, para el bien de la Iglesia y de las almas en Córdoba, Argentina.

“Que él nos anime a seguir más de cerca de Jesús, sirviendo a los hermanos, en nuestro propio camino de santidad”.

R.P. Fr. Pablo Bernardo Ordoñe, O. de M.
Vice-Postulador
Causa de Canonización del Venerable
Padre José León Torres de la Orden de la Merced

BREVE BIOGRAFÍA DEL VENERABLE
PADRE JOSÉ LEÓN TORRES

(Mercedario)

Primeros años…

El Venerable Padre José León Torres nace el 19 de Marzo de 1849, en Luyaba, ubicado en el Valle de Traslasierra, departamento San Javier, provincia de Córdoba, Argentina.

Sus padres, Margarita Rivero y Gregorio Torres son humildes y honestos agricultores que forjan un ambiente familiar, animado por una profunda vida cristiana que favorece el crecimiento de sus ocho hijos. Además, de José León, dos de sus hermanas abrazaron la vida religiosa.

Desde su adolescencia comienza a forjar el hombre que con honestidad y sacrificio sabrá de esfuerzos, de luchas cotidianas para conseguir el pan.

José León acompañado por su madre, Doña Margarita, viaja a Córdoba; allí trabaja un breve tiempo en el comercio del Sr. Centeno. Quiere colaborar con sus padres, que con sacrificio, sostienen la familia.

A los 11 años recibe en la Iglesia Catedral el sacramento de la Confirmación junto a su hermano Froilán. Por entonces, Cristo Redentor comienza misteriosamente a preparar los surcos en el terreno de su corazón, para sembrar la semilla de la vocación religiosa.

¿Por qué le llama la atención la vida mercedaria?

Se ignora de qué medios o personasvalió el Señor para hacerle escuchar el llamado a la Merced. Por eso es importante conocer qué era dicho Convento en esa época y cuál era el estado de los Mercedarios en la Argentina.

La Merced tiene su origen en la vida de San Pedro Nolasco, a quien el Señor ha constituido servidor, mensajero, adelantador y  fundador de la Orden de la Merced4. “…El 10 de agosto de 1218…en Barcelona…”5 se abre un camino de redención, inspirado por la Virgen María para visitar y redimir a los cristianos de las nuevas formas de cautividad6.

Tanto la Provincia Mercedaria Argentina, fundada en 1593 en Santiago del Estero como el Convento Máximo de San Lorenzo Mártir, fundado en 1601, son importantes para la Orden en los siglos XVII y XVIII. Después de la Revolución de Mayo de 1810, la Orden en Argentina, sufre un terrible colapso del que solo se salvó el Convento de Córdoba, perdiéndose todos los demás de la Provincia, excepto los de la Rioja y Santiago del Estero que fueron reconquistados posteriormente7.

Alrededor de 1860 el Convento de Córdoba comienza a protagonizar un lento resurgir de la vida religiosa mercedaria. Un pequeño vástago despunta en el árbol cortado, esto es  motivo de esperanza y expresión de la incipiente restauración que se vislumbra. Los signos esperanzadores y los grandes retos donde se pone en juego la vida por amor y con entrega total,  animan sobremanera a los jóvenes; creemos que fue el caso de José León Torres.

Primeros años en la vida religiosa…

El llamado de Cristo resuena cada vez con más fuerza, por lo que ingresa al Convento Máximo de San Lorenzo Mártir de Córdoba, el 6 de agosto de 1863. Después de un breve tiempo regresa a su casa paterna, debido a una especie de alergia al vino, serio impedimento para la ordenación sacerdotal. Pero el Señor sigue trabajando en su interior y muy pronto, la firme decisión de seguirlo, le ayuda a superar los obstáculos y regresar.  El 30 de octubre de 1867 viste el hábito mercedario, iniciando así su noviciado.

En diciembre de 1867 y enero de 1868 se desata en Córdoba y sus alrededores el flagelo del cólera. Esta fatal epidemia azota la Provincia, mueren cerca de 7000 personas en solo dos meses. La escuela perteneciente a los Mercedarios es declarada lazareto y el Noviciado se halla pared de por medio con dicha escuela. Fray José León junto a sus hermanos novicios, ora incesantemente por los moribundos y también por las víctimas mortales, cuyos cadáveres pueden verse desde las ventanas del Convento.

Emite su profesión de votos simples el 1º de Noviembre de 1868; recibe su formación religiosa y sacerdotal. realiza su profesión de votos solemnes el 14 de Noviembre de 1871. Por haber profesado ante un superior cuyo nombramiento era nulo, ratifica con renovada convicción la profesión solemne el 11 de julio de 1872, ante el Padre Lorenzo Morales, Visitador General de la Orden. El 27 de Abril de 1873, en la Catedral de Córdoba es ordenado Sacerdote y el 10 de Mayo, celebra su primera Misa en la Basílica de la Merced.

Provincia Mercedaria Argentina…

La Provincia Mercedaria Argentina, ha transitado los siglos sembrando en nuestra patria caminos de redención. Al promediar el siglo XIX, se agudiza una profunda y generalizada crisis. En este contexto, el Padre José León Torres, promueve con tenacidad la reforma iniciada por el Padre Lorenzo Morales. Con prudencia fomenta la vida espiritual, la observancia de las Constituciones y la disciplina conventual; organiza la pastoral vocacional y los estudios eclesiásticos; trabaja por el aumento de los religiosos de la Orden y por la recuperación de antiguos conventos y la apertura de nuevos8. De esta manera, hace suyo decidida y gozosamente, el espíritu que anima la restauración de la vida religiosa, espiritual y fraterna entre los Mercedarios. Continúa  animando este movimiento renovador, que es abrazado por un reducido número de religiosos, siendo ellos protagonistas del florecimiento de la Provincia Mercedaria Argentina. Como proceso de esta restauración que trasciende nuestra patria, el Padre Maestro General, convoca al Padre Torres junto a otros frailes de la Orden, para participar en Roma de la revisión de las Constituciones.

La personalidad del Padre Torres es luminosa y a la vez extremadamente discreta; desde el compartir cotidiano estimula a sus hermanos a vivir de manera extraordinaria lo ordinario, poniendo en ello verdadera pasión, creatividad y audacia, empeño y a la vez abandono a la voluntad del Padre. Al año siguiente de su ordenación sacerdotal es nombrado por sus superiores, maestro de novicios y con solo 27 años, es designado Vicario de la Provincia Mercedaria Argentina, servicio que desempeña repetidas veces, incluso en calidad de Superior Provincial hasta poco tiempo antes de su muerte.

Religioso y Sacerdote Mercedario…

En su vida religiosa y sacerdotal mercedaria, cultiva una profunda vida interior, celebra con verdadera pasión la Eucaristía, predica con ejemplos claros y sencillos para que lo entienda el pueblo fiel9, confiesa habitualmente en la Basílica de la Merced, misiona en la ciudad como un verdadero adelantado, en lo llegará a llamarse evangelización de la cultura en el medio urbano, sin descuidar la campaña10.

Desafíos de su época…

A mediados del siglo XIX y principios del XX, Argentina vive una profunda crisis. El liberalismo avanza en corrientes con marcado corte anticlerical.  Las posiciones antagónicas condicionan las conciencias manipulándolas, desembocando en una gran persecución ideológica y religiosa.

La ideología liberal irrumpe despreciando abiertamente los ideales cristianos y otras creencias; manifestándose a través del  “movimiento laicista”. Una nueva visión del mundo y de las relaciones humanas, articula su influencia, impulsando un materialismo descarnado, cuya meta es solo el “progreso económico”. Lo acompaña un individualismo que arrasa las comunidades,  desconociendo la dignidad y el valor propio de la persona, sus creencias y costumbres. Crece  desmesuradamente la pobreza, se multiplican los infanticidios, crece el número de niños abandonados, la avaricia y la ambición despreocupada que resiente los vínculos, ocultando escandalosamente la marginalidad creciente. “La Prensa oficial y liberal y los cenáculos intelectuales, no percibieron la caída en la vorágine, sino cuando ella ya era inevitable, en tanto que los católicos la venían anunciando desde años atrás.”11

En Córdoba, se agudiza el choque entre el espíritu de cambio y el tradicionalismo; posicionándose con fuerza la masonería y el relajamiento de las costumbres.

El Padre José León Torres, no es indiferente ante la pérdida de la fe de sus hermanos. Sensible al dolor de su pueblo, responde con creatividad y audacia de redentor, involucrándose en ambientes intelectuales de Córdoba, donde se debaten el futuro de la enseñanza, la problemática de la niñez y la juventud.

Luyaba, su tierra amada…

El Padre Torres no olvida sus raíces, cuando sus múltiples actividades se lo permiten viaja a Luyaba para visitar a su familia. En diciembre de 1886, se encontraba confesando, cuando se produce el derrumbamiento de la Capilla del pueblo. Con licencia eclesiástica, es autorizado, para celebrar la Eucaristía en la casa de su madre. Allí se administran los sacramentos durante varios años, hasta que en 1917 se inaugura el nuevo Templo y el Padre Torres obsequia a su querida Luyaba la imagen de Nuestra Madre de la Merced, que será en adelante, mediante autorización del Obispo, Patrona del pueblo.

Hermanas Terceras Mercedarias del Niño Jesús…

El 10 de Mayo de 1887, celebra el 14 aniversario de su primera Misa. Su profundo amor a la Eucaristía, adquiere especial densidad cuando en el momento de la Consagración, el Espíritu Santo, le Inspira fundar un Instituto de Religiosas Mercedarias Argentinas. Con la debida aprobación de las autoridades de la Orden y de la Iglesia Local, el 1º de Octubre de 1887, se concreta la fundación del Instituto Hermanas Terceras Mercedarias del Niño Jesús, “…llevado únicamente de la gloria de Dios y del amor a mi Orden…12” Personalmente el Padre Torres, como Pastor y Director del Instituto, acompaña a las Hermanas en su organización y en la construcción de sólidos fundamentos para la vida Religiosa Mercedaria. Con el tiempo el Instituto crece, se afianza y logra extenderse a otras provincias y recientemente, a países latinoamericanos.

Envía a sus religiosas para hacer presente la Caridad Redentora, fundando Colegios que capaciten el saber integral de la persona, para la formación de los corazones jóvenes, quienes serán la garantía de una sociedad nueva, justa, solidaria, sensible a las necesidades del prójimo. Acompañan a las familias, tienen especial cuidado en la promoción de la mujer, para “…que desarrollen sus aptitudes naturales en el aprendizaje de diversos trabajos a desempeñar, los cuales las pondrán en condiciones de asegurar los medios de su propia subsistencia…”13. Organizan talleres, cuidando especialmente a los niños más necesitados; en hogares…14

Rasgos de su persona…

En el Padre Torres reconocemos a un hombre de profundo silencio reflexivo, de una gran humildad cimentada en la prudencia, con una presencia recia, serena y afable en lo cotidiano.

Es un hombre capaz de compartir con sus hermanos o sus amigos, un mate que guarda el sabor de los yuyos de su tierra, propiciando así el encuentro, el diálogo y la amistad.

Es un hombre con un lenguaje simple, directo y preciso, de una gran simpatía y sencillez. De acuerdo a la ocasión, se comunica con la chispa del pintoresco y característico humor serrano, tan necesario y oportuno a la hora de descomprimir situaciones difíciles y de fortalecer vínculos.

Tiene una admirable facilidad, para suscitar un buen nivel de diálogo, con los líderes religiosos, políticos y culturales de su tiempo. Defiende ardientemente la verdad,  discutiendo no solo, desde posiciones tomadas sino desde motivaciones profundas.

Es un verdadero conductor y líder espiritual, de una incansable capacidad organizativa, enriquecida con creatividad y audacia. “…Como animador de comunidades, conoce a todos, se preocupa de todos y aún de los menores detalles…”15 De una particular sensibilidad para descubrir en el ser humano, cualidades imperceptibles o escondidas, para potenciarlas al servicio de la sociedad.

Es un religioso cabal, con una entrega sin límites, que a pesar de sus tareas de relevancia, huye de los honores y se niega a cualquier trato especial.16 De una profunda sensibilidad pastoral, que descubre incluso en el ámbito urbano y en los escenarios públicos de Córdoba, posibilidades de evangelización.

Muchos encuentran en el Padre Torres a un verdadero amigo. Es hábil para suscitar en la visita a sus hermanas de Alta Córdoba, en una mesa de domingo junto a sus hermanos o hasta en la visita a la casa de algún benefactor del Instituto, una palabra jocosa, un chiste respetuoso y oportuno, que ameniza el encuentro y ahonda los vínculos.

Córdoba, tierra de Santos…

Córdoba es tierra fecunda para la siembra del Evangelio. En valles y sierras,  en la ciudad y en la campaña; en todo lugar germina la vida de hombres y mujeres, custodios de nuestra Fe. La maleza de los tiempos adversos, no puede detener el avance de la vida. El abono de la esperanza y la caridad, renuevan constantemente, la vida de quienes se entregan enteramente a Cristo. La Iglesia florece en ramilletes de santidad para embellecer la historia. Algunos de ellos son:

  • Venerable José León Torres, apóstol de la educación y fundador de las Hnas. Terceras Mercedarias del Niño Jesús
  • Beata María del Tránsito Cabanillas, fundadora de la Terciarias Misioneras Franciscanas
  • Venerable José Gabriel del Rosario Brochero, apóstol de la serranías
  • Siervo de Dios Fray Mamerto Esquiú, Obispo de Córdoba
  • Sierva de Dios Catalina de María Rodríguez y el Pbro. David Luque, fundadores de las Hnas. Esclavas del Corazón de Jesús
  • Sierva de Dios Sor Inés de Santa María Ocampo, monja Catalina
  • Monseñor Reginaldo Toro, fundador de las Hnas. Terceras Dominicas
  • Padre José Bustamante S.J. fundador de las Hnas. Adoratrices Argentinas
  • Pbro. Emilio Clara, fundador de las Hnas. Concepcionistas Argentinas

Colaboradores de su obra:

  • Señoras que “garantizaron la subsistencia” de las primeras Hermanas Mercedarias
  • Don Antonio Rodríguez del Busto, dona el terreno donde se construye el Templo, Colegio y Casa Madre de las Hermanas Mercedarias del Niño Jesús en Alta Córdoba
  • La familia del Sr. Julio Alberto Puga,17 que recuerda la extraordinaria piedad con que celebraba el Padre José León Torres la Eucaristía y anunciaba el Evangelio con un lenguaje sencillo y hondo.

Sus últimos años…

En el 1927 el Padre José León Torres es presentado al Senado de la Nación en la terna para elección de Obispo en Córdoba, junto con el Pbro. Don  Fermín E. Lafitte y Monseñor José Anselmo Luque.

El 12 de diciembre de 1927, es elegido por sexta vez Provincial y superando su profundo agotamiento físico, acepta este servicio como gesto de profunda obediencia a Dios y a sus hermanos.

El 20 de noviembre de 1929 llega a Córdoba el Maestro General P. Fr. Juan del Carmelo Garrido. El Padre José León Torres, debilitado cada vez más por su avanzada edad y su frágil estado de salud, presenta al Maestro General su renuncia como Superior  Provincial.  Su pedido es rechazado, por considerar el enorme valor de su aporte a la Orden, en este momento histórico, pero ante la renovada insistencia del Padre Torres, es finalmente aceptada.

Días antes de partir a la Casa del Padre, realiza su última visita a sus hijas de Alta Córdoba, acompañado por el Padre Toledo. Ora con ellas, les da los últimos consejos  alentándolas a vivir la caridad redentora, les pide que amen profundamente a la Iglesia y a su querida Orden Mercedaria y finalmente les imparte la última bendición.

El 15 de diciembre de 1930 a los 81 años, rodeado de sus hermanos mercedarios,  que por aquel entonces celebran su Capítulo Provincial, entrega su espíritu al Señor en el mismo Convento Máximo de San Lorenzo Mártir, que le abre las puertas cuando llega  desde su amada Luyaba, siendo todavía un niño.

La Iglesia Argentina, a través de la Orden Mercedaria, es bendecida, con el paso fecundo del Padre José León Torres. El testimonio religioso y sacerdotal comprometido con la Iglesia, inicia un camino de  renovación y compromiso redentor, invitándonos a entregar la vida en amor y servicio.

1 DECRETO SOBRE LA DECLARACIÓN DE LAS VIRTUDES HEROICAS DEL SIERVO DE DIOS JOSÉ LEÓN TORRES  Orden de la Merced. Roma,1994.

2 Cf. CONGREGACIÓN PARA LA CAUSA DE LOS SANTOS. Decreto sobre la declaración de las Virtudes heroicas. Roma, 1994. Pgs. 23 a 26.

3 Cf. REGLA Y CONSTITUCIONES DE LA ORDEN DE LA B. V. MARÍA DE LA MERCED. Roma 1986.

4 REGLA Y CONSTITUCIONES DE LA B. V. MARÍA DE LA MERCED, Proemio de las Constituciones Amerianas de 1272. Pg. 11

5 REGLA Y CONSTITUCIONES DE LA B. V. MARÍA DE LA MERCED, Cap. 1, Origen, fin y naturaleza. Roma 1986. Pg. 43.

6 REGLA Y CONSTITUCIONES DE LA B. V. MARÍA DE LA MERCED, Cap. 1, Origen, fin y naturaleza. Roma 1986.

7 ALVAREZ, Avelino. El Padre Torre. Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba, Argentina, 1962.

8 CONGREGACIÓN PARA LA CAUSA DE LOS SANTOS. Decreto sobre las Virtudes del Siervo de Dios José León Torres. Roma, 26 de marzo de 1994. Pg. 24.

9 POSITIO SUPER VIRTUTIBUS, JOSEPHI LEONIS TORRES, O. de M. Pg. 106

10 POSITIO SUPER VIRTUTIBUS, JOSEPHI LEONIS TORRES, O. de M. Pg. 107. “…en aquella época Alta Córdoba quedaba lejos”

11 BICHOFF, Efraín U. La Córdoba que vivió Esquiú. Dirección del Patrimonio Cultural. Córdoba, 1983. Pg. 13.

12 ARCHIVO HH. MERCEDARIAS DEL NIÑO JESÚS, LIBRO COPIADOR. Carta al Maestro General, 18 de octubre de 1887. Córdoba.

13 Cf. DIVERSOS TEMAS EN LOS MANUSCRITOS DE NUESTRO VENERABLE PADRE FUNDADOR FRAY JOSÉ LEÓN TORRES (O. DE M.) II  parte, Carpeta 5, Nº 67, Pg. 166.

14 Cf. REGLA Y CONSTITUCIONES DE HERMANAS TERCERAS MERCEDARIAS DEL NIÑO JESÚS. Presentación. Córdoba – Argentina, año 2000.

15 FERREYRA ALVAREZ, Avelino. Estampa de un Conductor. Córdoba, Argentina 1961. Pg. 32.

16 CONGREGACIÓN PARA LA CAUSA DE LOS SANTOS. Decreto sobre las Virtudes del Siervo de Dios José León Torres. Roma, 26 de marzo de 1994. Pg.24

17 POSITIO SUPER VIRTUTIBUS, JOSEPHI LEONIS TORRES, O. DE M. Pg. 105

Volver arriba