Venerable Padre Fray José León Torres (O. de M.)
1849 – 1930

Breves referencias

jose-leon-torresPresentamos de manera breve a nuestro Venerable Padre JOSÉ LEÓN TORRES (O.de M.). Un cordobés, nacido traslasierras, quien siendo muy jovencito ingresó a la Orden de la Merced, en el Convento San Lorenzo Mártir, de la ciudad de Córdoba.

Nació el 19 de marzo de 1849. Sus padres, Don Gregorio Torres y Doña Margarita Rivero formaron una familia con ocho hijos en la localidad de Luyaba, Pcia. de Córdoba. Se sabe que su hermano Avertano fue Diputado; y dos de sus hermanas Rosalía y Josefa, fueron religiosas Esclavas del Corazón Jesús.

  • Recibió el bautismo el 11 de junio del mismo año y la confirmación, el 6 de Agosto de 1860
  • Realizó la Profesión Solemne el 8 de julio de 1872.
  • Recibió la Ordenación Sacerdotal el 27 de abril de 1873.
  • Celebró su Primera Misa el día 10 de mayo de 1873.

Desarrolló su ministerio apostólico, especialmente en la ciudad de Córdoba.

En la Provincia Mercedaria de Argentina estuvo a cargo de varios servicios. Fue Formador, Profesor, Superior y Provincial.

Semblanza

Fue maestro con su palabra y su testimonio de vida.

En la Eucaristía diaria maduró y sostuvo sus decisiones, sus proyectos, sus trabajos y ocupaciones, sus desvelos, sus ofrecimientos y sus grandes respuestas.

Pastor, hermano, consejero y amigo de todos, comprometido en la extensión del Reino movido por su amor a Cristo Redentor y a María de la Merced.

Animó con mucha dedicación y esmero la vida fraterna en comunidad con coraje, prudencia y mansedumbre, aún en tiempos difíciles. Se dedicó con esmero en el servicio de la autoridad en la Orden.

Dedicó buena parte de su tiempo a la predicación, al acompañamiento espiritual, en la atención del confesionario y en la asistencia a los pobres.

Interpretó los signos de su tiempo buscando nuevos modos para ayudar a vivir en la libertad de los hijos de Dios.

Evangelizador en la ciudad impulsó la promoción y dignificación de la mujer, trabajó por la educación liberadora e integral de la niñez, de los jóvenes y de las familias, apostando a la construcción de una sociedad nueva, para que la verdad triunfe sobre la ignorancia, para que la Buena Noticia de Jesús sea anunciada en los ámbitos educativos, donde se forman las futuras generaciones.

Cimentó su entrega en el cuarto Voto Mercedario “dar la vida por los cautivos”. Se destacó por la sencillez, humildad, bondad y alegría en el servicio.

Llevaba adelante sus decisiones con tenacidad, con gran confianza en Dios y en María, su querida Madre de la Merced.

En 1887 fundó la Congregación de Hermanas Terceras Mercedarias del niño Jesús.

La Santa sede reconoce que vivió con heroicidad las virtudes cristianas de la FE, la ESPERANZA y la CARIDAD.

El 26 de marzo de 1994, en Roma, se promulga el Decreto por el cual el Siervo de Dios Fray José León Torres es declarado Venerable por el Papa Juan Pablo II.

En el templo de las Hermanas Mercedarias del Niño Jesús, Barrio de Alta Córdoba, esperan sus restos la resurrección final.

El lugar es visitado por devotos para orar, anotar pedidos de gracias especiales y agradecer favores recibidos.

Fechas para recordar

En todas las comunidades mercedarias se lo recuerda especialmente los días 15 de cada mes con la celebración de la Eucaristía, se ruega por su glorificación. Son momentos oportunos de encuentro y de reflexión, sobre el camino de santidad del Padre Torres y el camino de santidad al que todos estamos llamados.

En la Diócesis de Cruz del Eje se dedica el domingo próximo al 10 de mayo, para hacer memoria agradecida de un hijo desea región y para rogar por su glorificación. Fecha en que se recuerda el aniversario de su Primera Misa.

En ese domingo se realiza una peregrinación desde Córdoba y desde diversas comunidades mercedarias hasta Luyaba, Dpto. San Javier, Córdoba.

En la semana previa se hace una visita misionera a las familias lugareñas y se organizan diversas actividades con la participación de personas de esta población serrana. Cada año se abren nuevos surcos para la siembra de la Palabra de Dios y para la vivencia de la fe en la comunidad.

Que el testimonio de santidad, legado por el Padre Torres siga dando frutos y nos anime a todos a caminar “tras las huellas de Cristo Redentor”; donde el Evangelio sea comprensible para todos los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Rogamos para que este testimonio sea luz en el camino de muchos cristianos y anime a ir a las “fronteras existenciales” de nuestro mundo, allí donde Jesús sufre y espera en cada rostro del hermano que está privado de libertad y de dignidad; que necesita consuelo y cercanía; que está enfermo o sufre soledad; donde se hallan excluidas o abandonadas una gran porción de la humanidad bajo nuevas formas de esclavitud en nuevos cautiverios; organizadas redes que someten a personas de toda edad, especialmente a los más débiles, frágiles e indefensos de la sociedad.

Más sobre el Padre Torres

Volver arriba