Entrevista “Actual” al Padre Torres.

Introducción:

Sólo las personas de Espíritu y corazón grande tienen sueños grandes y pueden concretarlos.

Una de esas personas fue nuestro Padre José León Torres, un hombre de Dios que vivió la sencillez, la mansedumbre y la confianza.

Fue un verdadero maestro porque a sus decisiones le aportaba el impulso de su ejemplo, la luz de su experiencia y la fuerza de su palabra elocuente, oportuna y cercana.

En la grandeza de su alma dejó traslucir la juventud de su espíritu y su soñadora inteligencia con la cual custodió sus más grandes proyectos e ideales.

Todo esto fue lo que hizo de Fray José León Torres un padre, hermano y amigo para quienes los rodearon.

 

¿Qué sueños tuvo usted?

Mis sueños han sido:

  • Consagrarme a Dios en la Orden de la Merced.
  • Recuperar comunidades mercedarias.
  • Recuperar la Vida Común.
  • Ver la presencia mercedaria femenina argentina.

¡Qué interesante! Cuéntenos sobre el deseo de ver mercedarias en Argentina.

Todo comenzó un 10 de mayo de 1887, en una Eucaristía a los 14 años de mi primera misa, donde tuve la inspiración de fundar una congregación de Hermanas Mercedarias en Argentina, concretando así mi deseo de ver Mercedarias en Argentina.

¿Qué fue lo que lo ayudó a cumplir sus sueños?

En el transcurso de aproximadamente cinco meses, hasta el 1 de octubre de 1887, el silencio, la perseverancia, la confianza en Dios y el amor a la Orden fueron el impulso y la clave para llegar a concretar este gran sueño.

Cuéntenos ¿Tuvo algún inconveniente durante estos cinco meses?

Este camino no fue fácil, hubo algunos NO que caracterizaron este tiempo de espera (desde el Obispo que niega la fundación ya que en Córdoba se venía dando muchas fundaciones y esto suponía buscar un nuevo capellán, un confesor, medios económicos, lugar para fundar, et chata el gobierno que no apoyaba a la Orden Mercedaria), pero, con la ayuda de Dios, pude enfrentar todas las dificultades que parecían apagar la luz que no esto se iniciaría, cumplir la voluntad de Dios me ayudó a esperar, reflexionar y actuar con prudencia.

¿Todo se dio como usted lo había pensado?

Desde el 10 de mayo hasta la fundación me encargué hasta del mínimo detalle necesario para la misma: buscar una por una las hermanas, hablar con los definidores, buscar quien preparase hábitos, hablar con el Obispo y todo esto con profundo sigilo para no revelar el secreto, sin embargo la fundación no pudo realizarse el 24 de septiembre como hubiese querido, debido a que el Obispo tenía que celebrar misa en Alta Gracia y por eso se llevó a cabo el 1 de octubre, en la octava de la Virgen, en la Basílica de “Nuestra Señora de la Merced” en el centro de Córdoba, una misa solemne de fundación presidida por Monseñor Castellanos, donde las diez hermanas fundadoras tomaron el hábito.

¿Quiénes eras las hermanas?

Ellas eran:

  • María de la Cruz Funes, que era comendadora.
  • María Ana de Jesús Iriarte, que era la Vicaria.
  • María de Cervellón Bustos, la procuradora.
  • María de las Mercedes Ferreyra, la maestra de Novicias.
  • María de los Dolores Taboada, sacristana
  • Josefa de la Cruz Soria, la portera.
  • Mercedes Rosa del Santísimo Sacramento.
  • Ramona de las Mercedes.
  • María de Jesús López.

Se nota que la relación entre usted y las hermanas es especial… Usted es realmente un padre con ellas porque les enseña las constituciones, la regla de San Agust´çin, la modestia en la vida religiosa, en el andar, etc., les da ejercicios espirituales, es su capellán y su confesor.

…Sí, ellas son el sueño de Dios, y también el mío, por eso las cuido, no quiero que sean formadas por alguien de otra congregación para que puedan empaparse del carisma de la Orden, ser parte de esta gran familia y llevar el amor redentor de Jesús a los demás.

 

¿Quién es el Padre Torres para vos, en tu vida personal?

“Te animas a reflexionar un poquito…”

Oración (para tener en cuenta)

En un sentido: Es toda obra buena que se hace con pureza de intención, sino no es oración.

En otro sentido, un poco más estricto: Es la comunión más íntima con Dios, es invocar su nombre.

Las dos son oración porque en la primera también se invoca a Dios.

Nadie puede decir “No sé rezar”, porque un solo acto de entrega a Dios ya es oración.

Oración es confiar en Dios.

Carpeta “Resumen de la pláticas de nuestro Padre Fundador”.

Antes:

  • Meditación comunitaria.
  • Al entrar en una celda y al ver una imagen de la Virgen decir Ave María.
  • Cantar la Salve y la tota Pulcra.
  • Reza el oficio.
  • En cuaresma, las mortificaciones corporales para ayudar al espíritu.
  • Ofrecer lo que costaba para el crecimiento de la obra.
  • Silicios y disciplinas.
  • letanías a la Divina Providencia.
  • Interés por la oración mental.
  • Oración: Primordial para poder realizar las actividades del día.
  • Ejercicios espirituales y retiro mensual.
  • Madre vigilaba escrupulosamente que oren.
  • Devoción profunda a la virgen María.

 

Ahora:

  • Rezo del Rosario comunitario o personalmente.
  • Laudes y vísperas en comunidad.
  • Retiro anual de 8 días y 1 día mensual.
  • Eucaristía como centro.
  • Vivir en permanente Oración para hacer que cada gesto sea redentor.
  • Lectura espiritual de 20 minutos como mínimo con la Sagrada Escritura como centro.
  • Oración cotidiana de una hora.
  • Devociones: Santísimo trinidad, Espíritu Santo, Cristo Redentor, Eucaristía, Corazón de Jesús, Niño Jesús de Praga, Virgen del Merced, San José, San Pedro Nolasco y demás santos mercedarios, San Agustín.

 

Trabajo realizado por las formandas de la Congregación. Año 2014.