11º Peregrinación Pro-Beatificación Luyaba

“Madre, ayúdanos a proclamar la Buena Noticia de Jesús” cfr. E.G. 288

CÓRDOBA TIERRA DE SANTOS…

 Córdoba es tierra de santos…Argentina es tierra de santos… podemos decir con toda verdad “todo lugar es tierra de santos” si quienes lo habitan están en camino de santidad, vocación esencial a la que todos estamos llamados.

En la provincia de Córdoba nacieron, se formaron y vivieron verdaderos testigos de la fe, discípulos y misioneros en medio de la realidad de su tiempo, mencionamos aquí a quienes se destacaron a finales del siglo XIX y al comienzo del siglo XX.

Con verdadera alegría y gratitud resuena en nuestros corazones la reciente Beatificación de José Gabriel del Rosario Brochero, Sacerdote. Contemporáneos a este destacado Pastor de Traslasierras se encuentran la Beata Madre María del tránsito de Jesús Sacramentado Cabanillas, los Venerables Fray José León Torres, religioso y sacerdote mercedario; Fray Mamerto de la Ascención Esquiú, religioso franciscano y Obispo; Madre Catalina María, religiosa. Los Siervos de Dios Leonor de Santa María Ocampo, religiosa; Pura Rosa del Carmen Olmos, religiosa; María Benita Arias, religiosa.

Venerable Padre Fray José León Torres (O. de M.) 1849 – 1930

Hoy queremos referimos a nuestro Venerable Padre JOSÉ LEÓN TORRES (O.de M.) un cordobés de “pura sepa”. Nacido en Luyaba, población de traslasierras, ejerció su ministerio en la ciudad de Córdoba y en la Provincia Mercedaria de Argentina.

Siendo muy joven ingresó a la Orden de la Merced, en el Convento San Lorenzo Mártir, de la ciudad de Córdoba.

Realizó la Profesión Solemne el 8 de julio de 1872 y recibió la Ordenación Sacerdotal el 27 de abril de 1873.

Fue maestro con su palabra y su testimonio de vida.

Pastor, hermano y amigo de todos. Animó con mucha dedicación y esmero la vida fraterna en comunidad. Repetidas veces ejerció el servicio de la autoridad en la Orden. Dedicaba buenos tiempos al acompañamiento espiritual, al el confesionario y en la asistencia a los necesitados. Trabajó por la dignificación de la mujer, por la niñez, la juventud y las familias, apostando por la construcción de una sociedad nueva. En la Eucaristía maduró sus grandes respuestas. Así fundó la Congregación de Hermanas Terceras Mercedarias del niño Jesús en 1887.

Practicó la heroicidad de las virtudes cristianas. Vivió el cuarto Voto Mercedario “mi vida por tu libertad”. Se destacó por la sencillez, humildad, bondad y alegría en el servicio. Llevaba adelante sus decisiones con tenacidad, con gran confianza Dios y en María, su amada Madre de la Merced.

El 26 de marzo de 1994, en Roma, se promulgaron las virtudes heroicas. Desde entonces el Papa Juan Pablo II declaró Venerable al Padre Torres.

En el templo de las Hermanas Mercedarias del Niño Jesús, del Barrio de Alta Córdoba, de la ciudad de Córdoba, Argentina, allí sus restos esperan la Resurreción.